martes, 13 de diciembre de 2011

Alec Soth Workshop / La Última Cena

Hace algo más de un año hice un taller con Alec Soth en Italia. No sé vosotros, pero yo a los talleres voy con dos objetivos:
Uno Guay = Aprender del curro de los compañeros, de la sabiduría del "maestro", compartir experiencias, reflexionar sobre Arte, tener epifanías, fliparlo.
El otro Ruín = Que me digan que soy bueno.
La orgía fotográfica que había vivido durante un par de años en la Escuela BlankPaper (maravillosa) y la panzada de talleres que me estaba dando con "grandes fotógrafos" alimentaba a partes iguales mi insaciable adicción por la fotografía y mi obsesivo empeño por "mejorar".

El taller con Alec Soth fue un punto de inflexión en esta loca carrera dicotómica por "aprender/destacar". En ese taller me pregunté: "Qué coño hago yo aquí con el frío que hace". "Qué me están diciendo aquí que yo no sepa o que mis compañeros no me hayan dicho ya". "Por qué la fotografía se ha convertido para mí en puro coleccionismo de talleres de los que salgo más o menos airoso o escaldado".  Por primera vez me dio igual si resultaba que yo era bueno o malo, si tenía talento o no, si iba o no encaminado a encontrar un estilo propio. Un desapego brutal me pilló por sorpresa. Y me invadió una profunda indiferencia, con respecto a la fotografía, de la que aún no me he recuperado. Una especie de disfunción eréctil fotográfica provocada por haber dedicado tanto esfuerzo a imitar a Anders Petersen, Rinko Kawauchi, Jeff Wall, William Eggleston, Robert Adams, Juergen Teller, Stephen Shore, etc... No se me levanta ya con la foto. Y al mismo tiempo todos los días pienso en ella. Es como haber descubierto que estaba corriendo una carrera de 100 metros lisos en una marathón de 1000 kilómetros. Me he quedado tirado por el camino. Y cuando he recuperado el aliento he descubierto que los blogs, los talleres, las escuelas, los twitters, los facebooks, las exposiciones, las proyecciones, las lecturas de porfolios, los festivales... Todo eso me ha importado mucho más que la fotografía en sí. Me da un poco de vergüencita confesarlo. Mi compulsión a la hora de hacer fotos se alimentaba, en una gran parte, de estos monstruos metafotográficos necesarios pero peligrosos (por lo caníbales).

Estos veinte minutos de vídeo con Alec Soth son veinte minutos de una delicada y sorda tristeza. Ambos escenificamos a la perfección, un tanto aburridos, los papeles que nos toca representar. Fue para mí "El Último Taller", como una "Última Cena", en la que descubro, con cierto asombro, que los dos somos Judas, que ambos estamos traicionando el espíritu fotográfico. El maestro por tratar de definirlo y el alumno por su adicción a buscarlo fuera sabiendo que lo lleva dentro.

28 comentarios:

  1. Me veo tan reflejado en algunas de las cosas que dices que hasta duele...
    A ver si recuperamos pronto la ilusión por la fotografía...

    ResponderEliminar
  2. EL QUERER SER BUENOY RECONOCIDO SUCEDE EN TODOS LOS TERRENOS DE LA VDA.INTELECTUALES. COMPOSITORES ESCRITORES,HISTORIADORES,LITERATOSHA HASTAQUE UNO SE DA CUENTA YDICE BASTA

    ResponderEliminar
  3. Touché...
    Creo que muchos nos hemos sentido un poco identificados y vaya que si duele. Que tu reflexión nos sirva para darnos cuenta y quizá plantearnos nuestra propia última cena.

    ResponderEliminar
  4. Me encanto tu mensaje. Justamente comer y disfrutar comiendo no tienen nada que ver con atracarse y morir digeriendo. Para mi, tambien, la fotografia empieza a ser una vieja amante. Lo bueno que tiene es de que siempre va a estar alli. Yo tengo otras amantes: el dibujo , la pintura, el deporte o no hacer nada, o simplemente vivir. Todo ello finalmente acaba siendo la misma cosa, UNO MISMO, sin mas. Como tu dices hay que buscar a dentro, mas que afuera. Si te vuelve a apetecer un Taller hazlo con Adriana Lestido, Pura alma!!! Despierta los sentidos y las emociones que llevas dentro.

    ResponderEliminar
  5. tienes que volver a encontrar el sentido que tiene la fotografía para ti porque sino claro que ya no te se levantara, mas allá de los talleres, blogs, festivales etc... ánimos!

    ResponderEliminar
  6. Después de leer tu parrafada maravillosa y ver el video, te quiero todavía más.
    En serio, muy muy muy bueno el video, gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  7. Es interesante tu reflexión y tu "descubrimiento". Creo que se están ofreciendo algunos talleres interesantes, a veces impartidos por creadores o fotógrafos que no son famosos ni "importantes" pero que ofrecen espacios de reflexión realmente fundamentales para quien esté interesado en avanzar. Otros talleres son ofertados bajo nombres de famosos que más allá de su propia fama o de los honorarios por el taller, ligar alguna joven del grupo, etc... no presentan indicios de interés alguno por enseñar o compartir algo con los alumnos, ni siquiera a veces por la fotografía. Y luego hay talleres ofertados por alumnos que al año siguiente de terminar en la escuela se ponen a "enseñar" su "sabiduría". Entre todo este marasmo es muy importante saber discernir y acertar. El formato "taller de fotografía" ofrece, puede ofrecer espacios de aprendizaje muy interesantes, a veces fundamentales, que no se dan en las escuelas, por buenas que sean en sus programas de enseñanza. Pero claro, igual que hay malas escuelas, hay malos profesores, malos talleres y malas personas cuyos intereses no van mucho más allá del perímetro delimitado por su propia piel. De todas formas, leyendo tu texto, da la sensación de que gracias a un mal taller has aprendido una buena cosa. Felicidades.

    ResponderEliminar
  8. Contestando a Anónimo, a lo mejor me he expresado mal: El Taller de Soth fue cojonudo. Este post tiene más que ver con mi "viaje" fotográfico que con este taller en particular. Le tocó a Soth como le podía haber tocado a cualquier otro :)

    ResponderEliminar
  9. insightsproject family13 de diciembre de 2011, 14:19

    No sabíamos que había pasado contigo y la fotografía...Ahora lo entendemos todo!!!
    xx
    l y a.

    ResponderEliminar
  10. De cualquier forma, si además de ser un buen taller te ayudó a darte cuenta de lo que explicas en tu texto, pues insisto en felicitarte. Porque no está la cosa para estar distraído, y cuanto mejor seleccione uno en qué se gasta el tiempo y el dinero, mejor.

    ResponderEliminar
  11. Sr. Muñoz de Mesa, este es un post valiente y lúcido. Estoy muy de acuerdo en casi todo. No es que yo me sienta despegado de la fotografía, porque para mí, además de pasión, es oficio. Por eso escribo sobre eso tan a menudo. Pero para quien no tiene a la foto como su actividad económica, el peligro de ser devorado por la metafotografía es muy alto. También comparto lo que dice un comentario que señala lo frecuente que es ver a alguien asistiendo a un taller un año y dando talleres al año siguiente. Y yo he bebido de ese agua, que conste. pero sí, no deja de ser raro.
    esta reflexión acerca de qué es lo que realmente te mueve, marca un hito que quizás pase desapercibido porque muchos prefieren mirar a otro lado. pero es cierto. La foto ya no es el centro. Es la excusa.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  12. Hacía tiempo que no leía algo tan bueno sobre fotografía... GRacias por tu sinceridad... como en todo se nota cuando alguien deja las entrañas en algo... y en este post se nota.

    ResponderEliminar
  13. graciaaas Antonio por compartir ese equilibrio entre tu adicción y tu raciocinio.Un lujo !.Me ha requetegustado.Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. graciaaaas Antonio por compartir tu equilibrio entre la adicción y raciocinio..;)un verdadero lujo leer tus palabras y ver el video!! un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Creo que en el mundo de la fotografía,como en cualquier otro proceso creativo lo más importante y sincero es buscar hacia dentro ..desde tu propia vivencia,desde la perspectiva que te da la vida para mostrar a los demas lo aue tienes dentro,tu propia visiòn, no la de ningun otro.Aun con todo es inevitable maravillarse con los maestros..con la propia disciplina..todo eso es una gran fuente de conocimiento y referencia imposible de obviar...pero llega un momento que hay aue abstraerse y meter la 5 ,mostrar el sello que nos caracteriza y no tener miedo a ser Tu..Un saludo y respeto..me ha encantado tu texto.fdo Luis Fierro

    ResponderEliminar
  16. Cuando deja de importar es cuando merece la pena. Cuando se hace por hacer. Sólo hay una cosa que realmente amo por el placer de hacerla y no se entendería si la comento. La pasión es lo que mueve el mundo, pero hay que entender que lo que hagas no tiene porque entenderlo nadie, ni siquiera uno mismo.Todo es un camino. No te preguntes POR QUÉ TE SUCEDE? SINO PARA QUE?. Un abrazo. Rubén.S.

    ResponderEliminar
  17. Me encantó tu post y el vídeo, y me parece muy valiente tu actitud al enseñárnoslo al resto.

    Ya solo con atreverte a hacer esto se nota que estás dando pasos hacia adelante, sea a donde sea, espero que a tu reconciliación con la fotografía después de esta gran bronca que has tenido con ella (dicen que las reconciliaciones es lo mejor de las relaciones pasionales)

    Gracias, y gracias porque yo también he aprendido algo con tu historia

    ResponderEliminar
  18. Me gusta eso de que el Oficio es el antídoto de la vanidad "artística". Algo que yo tengo claro trabajando en Teatro, donde me gano la vida con mis herramientas y trabajando para el público. Me hago eco, pues, de una de las ideas que señalas en uno de tus posts más recientes Mr. Spottorno. Después de todo, el "American Photographs" de Evans no hubiera existido sin un encargo. El deseo de "ser artista" (que tan bien le funcionó a Concha Velasco) puede ser la causa mayor de la muerte del arte. Uy, qué apocalíptico... Gracias por leer y compartir vuestras reflexiones sobre este post. Es bonito sentirse acompañado :)

    Ps: Yo sí que te quiero, Camino.

    ResponderEliminar
  19. Cierto y en parte de acuerdo con "Es como haber descubierto que estaba corriendo una carrera de 100 metros lisos en una marathón de 1000 kilómetros". a veces te encuentras desbordado ante tanta información, fotógrafos, la democratización de la fotografía que te invade y buscas encajar un estilo. Ante todo Antonio, está el puro hecho de disfrutar aquello que te apasiona, pero sin llegar a obsesionarse y creo que cada uno es capaz de conocer sus limites, saber realmente cuál es su camino o posicionamiento real como fotógrafo. Para mi significa un soporte para expresar un discurso propio dónde creo que hay historias llenas de vida. Importa esa mirada crítica y esa capacidad de análisis.

    Saludos

    ResponderEliminar
  20. a mi no me la das con queso, escribir este post no hace mas que inflar tu vanidad, no reflexionar sobre que camino has elegido

    ResponderEliminar
  21. ¡Me has pillado!

    ps: te faltan algunas tildes en tu comentario ;)

    ResponderEliminar
  22. Creo que no se trata de vanidad. Hacemos fotos para que otros lo vean, si no fuese así, esto no tendría sentido. En mi opinión, la fotografía tiene mucho más sentido cuando ves que tus fotos tienen un destino, son productivas para alguien o algún fin. No entiendo la fotografía únicamente como un proceso artístico, aunque entiendo que hay gente que si que lo ve así y le va bien, pero son muy pocos. En cualquier caso lo que comenta Manu es fundamental, que te apasione, si consigues además vivir de ello, perfecto. No conocía tu blog y me gusta. Enhorabuena, a partir de ahora serguiré por aquí. Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Es como que internet, el compartirlo todo, el poder ver lo de los demás continuamente, la imitación inconsciente, la consciente, la sobre información.. todo eso hincha la vanidad hasta tal punto, que como bien dices, dejamos de hacer fotos para nosotros mismos y de repente llega un día en el que nada tiene sentido. Gracias por compartirlo Antonio, y si no quieres hacer más fotos no las hagas, no pasa nada.

    ResponderEliminar
  24. Yo creo que te has empachado de fotografía, como a otros muchos les pasará.
    Las escuelas, los libros, las cámaras, los talleres... parece que llevais 20 años haciendo fotos... nada más lejos de la realidad.
    Lo que os pasa es que habéis hecho un "sprint" sin haber ni siquiera calentado antes de la carrera y pasa lo que pasa.

    Son modas

    ResponderEliminar
  25. Hola Antonio, solo quería decirte, que a veces las cosas no ocurren por casualidad, y que a veces cosas aparentemente negativas, no son tales. De hecho, son gracias a los cambios por los que llegas a alcanzar el siguiente peldaño de la vida. Hablándote de mi, si te sirve de algo, gracias a mi incapacidad (por varias razones) para dedicarme al tipo de fotografía que me hubiera gustado dedicarme, descubrí en ese "enfriamiento fotográfico" puro tal como la entiendo, que lo que de verdad me gusta en contar historias. Qué no importa el medio, solo me interesan las personas. Ahora disfruto contando, escuchando, porque descubrí el poder de oír a los protagonistas, de acercarme a ellos no solo para verlos en mis fotos. Y ahora me interesa mucho más hacer documentales, mucho más que la fotografía en si misma. De hecho, gracias a ese "pasado" exclusivamente fotográfico, ahora tengo una perspectiva diferente que de otro modo no hubiera podido conseguir. Asi que me alegro, me alegro mucho de haber tenido ese "enfriamiento de la pureza". Enhorabuena por el valor de sincerarte y publicar este post.

    ResponderEliminar
  26. Tras estar tirada, sin apetito fotográfico, hoy es mi primer dia, el dia en que comienzo a serguir disfrutando con la busqueda, el proceso de hacer fotos.Y mira que casualidad, te tengo en mi lista de referencias, fui alumna de blankpaper, y ademas apareces marcado en mi lista de maquetas de photoespaña 2010, me desperto curiosidad tu Fake Party.
    Mi caida tuvo mucho que ver con lo que cuentas, y creo que el momento en que te haces consciente de la presión de tu ego es cuando finalmente te acabas encontrando o por lo menos empiezas a ser consciente de tu Ser. En este caso de tu ser fotográfico. No permitas que todas esas presiones, esos objetivos movidos por el ego permitan que la motivación mas brillante e inagotable se apage. Disfrutar creando aquello que brota de ti, el resto es accesorio. Verlo asi nos hace mas libres.

    S.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.