domingo, 19 de diciembre de 2010

Me gusta que me cuenten. No me gusta que me expliquen.

Mi novia me ha dado permiso para publicar un mail que me mandó hace unos días en el que reflexionaba sobre mi reciente tendencia a hacer fotos pretendidamente artísiticas.

Todo empezó porque, estando yo en Lleida, vi un cartel con una foto donde se ve a una niña que me recordó mucho a ella físicamente cuando era bebé. La foto de la foto (hecha con un IPhone y sin retocar) es esta. Se la mandé por mail en plan: "¡Eres tú!".

























A las pocas horas yo recibía un correo suyo cuyo "Asunto" rezaba: "Me gusta que me cuenten. No me gusta que me expliquen". El mail dice así:

"Antonio, a mí esta foto sí que me daría para hablar tiempo: la carita
de las dos, la triste alegría, la luz que tiene tan repartida, la
imagen antigua y el gesto tan de ahora... Por eso no creo en la
evolución de la foto, ni del arte, ni de que hay que buscar nuevas
cosas que nadie entiende porque los retratos están ya muy sobaos...
Creo en la evolución de la tecnología, pero ya hubo muchos
"evolucionaos" en el pasado y hay muchos carcas en el presente, todo se
ha hecho y se seguirá haciendo, pero solo una cosa me vale (que incluye
muchas) que me conmueva: flipándome o emocionándome, no hay mas.

Las fotos que yo llamo ovillo en el suelo, esquina desubicada o
cortina mal corrida no me flipan ni me emocionan, sólo me descolocan
porque creo que su única intención es buscar algo nuevo que aunque no
sea bonito ni artístico, sea diferente a lo que se hace y esto a veces
nos lleva a la gilopollez más absoluta.

Creo que tus fotos tan bonitas de tus padres en la cocina y toda esa
serie valían mucho porque contaban algo, una historia cada una, o entre
todas, pero sin explicármela, solo contándomela. Las de la
exposicion (aquí se refiere a mis fotos de la expo del anuario de BlankPaper) me dan la sensación de que por sí solas no cuentan esa historia y yo creo q el arte tiene que contar
una historia, no explicármela, solo contarla, para  que los padres de
Chani (aquí se refiere a un amigo que también reflexionó muy certeramente sobre el sentido de las fotos colgadas en una pared) y los demás lo entendamos. Hazme caso, es así, y no es estar cerrado a lo moderno, lo moderno si esta bien hecho, a los normales
nos encanta".

Lo interesante de esto es que cuando me mandó el correo yo estaba con Susana Martínez, una maravillosa fotógrafa y comisaria que junto con Jesús Vilamajó nos regalan cada año el Festival de Fotografía Internacional "Emergent Lleida". Yo le leí el mail a Susana y ella, entusiasmada, me dijo que en la edición de Emergent 2011 iba a invitar a mi chica a dar una conferencia sobre el tema y a visionar porfolios. No sé, a día de hoy, si va en serio o en broma pero a mí me pareció un "ideón". No porque sea mi chica, sino porque creo que la fotografía necesita más feedback de los "no entendidos", pero eso es otro post...

El caso es que llevo unos días sin hacer fotografías.

12 comentarios:

  1. Tres hurras por tu novia...

    El primero, por no estar atada a lo -en estos tiempos- fotográficamente alternativo y correcto.
    El segundo, por hacer de la emoción y de la intensidad la piedra angular de la fotografía: lo que distingue lo que le vale y lo que no.
    Y el tercero, porque estoy seguro de que iba a arrancar muchos aplausos en esa hipotética conferencia.

    Vuelve a coger la cámara, que seguro que la conmueves ;-)

    ResponderEliminar
  2. Buenísima reflexión, también me interesa solo la fotografía que me cuenta no explica, o mejor dicho que simplemente me emocione, que ni intente contar. Pero discrepo en una cosa: a mi me emocionan tus ultimas fotos, no las de tus padres que no me dicen nada. Y creo que como yo opinan muchos ¿no?, bueno, no sé, me da igual lo que opinen los demás.

    Ni se te ocurra dejar de hacer fotos!!!

    ResponderEliminar
  3. Primero tu hija te explica la naturaleza sociosimbólica de la bandera española. Ahora tu novia te pone un lingotazo doble de sentio común y realidad de la buena. Tú lo que tienes es una familia que no te la mereces!

    ResponderEliminar
  4. Está claro que tu novia es una mujer con criterio :)

    ResponderEliminar
  5. Maravillosa la diferenciación que hace tu chica entre contar y explicar en el acto fotográfico,...... entre la razón y la emoción,descripción sin duda de lo humano...
    realmente conmueve la simplicidad en la que basa su sistema de valoración del arte, a mi su discurso me emociona

    Es la emoción la que mueve el mundo

    Por supuesto que sería una bomba tenerla en emergent el año próximo! nada de broma!

    Ahora sí , creo que tú Antonio , ya que como persona eres capaz de contar , explicar...y emocionar, tus fotos....también pueden
    así que no nos hagas esto y no dejes nunca de hacer fotos!
    somos muchos los que necesitamos emocionarnos

    ResponderEliminar
  6. No, no. Yo no pienso dejar de hacer fotos. Es sólo que a veces paro unos días cuando pienso que me repito, me atasco, me anquiloso o me aburro. Pero eso nos pasa a todos. Es normal. Y es verdad, Carlos, tengo una familia que no me merezzco, jajajaja!!!! Un besazo a todos...

    ResponderEliminar
  7. Coincido con ella en muchas cosas! viva las historias!

    ResponderEliminar
  8. Antonio, tengo los pelos de punta! tu novia es grande, muy grande! de verdad, vale mucho la reflexión que hizo y gracias por compartirla, a estudiantes de foto estas cosas nos sirven más que un mes de classe.
    Yo tube a R. Dávila, y te aseguro que estas ideas preconcebidas de modernismo que tenemos, son solo para los galeristas y sus circulos viciosos para justificarse a ellos mismos, la fotografia es fotografia!
    Pd: Yo me pasé dos meses sin tirar ni una triste foto despues de un sermón de una hora como este..
    Mil gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Me encantan las palabras de tu novia y la doy toda la razón - gracias por compartir su mail!

    ResponderEliminar
  10. antonio, a mi lo que me ha emocionado es el gesto, vuestra comunicación, tú estás en otra ciudad, ves una foto en un cartel y te acuerdas de ella, cuando era un bebé, y no puedes evitar el impulso de capturar la imagen y enviársela por mail con un mensaje ¡Eres tú!
    esa sí que es una historia bonita!
    felicidades a los dos.
    besos!

    ResponderEliminar
  11. Creo que tu chica tiene gran parte de razón, aunque también es fácil discutir su postura (que se aplica a cualquier forma de arte). ¿Para quién hacemos fotos? La respuesta más "cool" sería "para nadie, claro, si acaso para ti mismo". Pero tú eres un fotógrafo con la cabeza llena de fotos. Cuando tu padre hace una foto, la hace para él, para ti, para tu madre, para tu tía la del pueblo. Un fotógrafo la hace para todos estos también, pero inconscientemente también la hace para Alec Soth, para Cartier-Bresson, para Buñuel. Lo de las historias también es muy bonito, y a mí me encantan, pero si nos quedamos ahí, nos perdemos más de la mitad de lo que es la fotografía. En cualquier caso, repito, muy sabias apreciaciones y muy buena excusa para un debate calentito!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.