lunes, 15 de febrero de 2010

Kárate y Fotografía


Leyendo este inpirador post de Carlos Spottorno me he dado cuenta de que la fotografía y el kárate tienen mucho en común. Yo, que llevo poco tiempo enamorado-obsesionado-enganchado a la fotografía, me tomo estos inicios detrás de una cámara de fotos como cuando hacía katas en kárate. Todos los karatekas ejecutábamos la misma kata cada día. Los mismos movimientos. Todos eramos copias de un kata supremo al que aspirábamos, emulando su forma concreta. Y un día, diez años después, haciendo la misma kata de siempre, resulta que la kata "suprema" parecía tu propia kata, tu propia forma. Nada había cambiado en los movimientos, todo había cambiado en la calidad al ejecutarlos. El peligro de este viaje es que puede llevarte en dos direcciones muy diferentes: la kata autocomplaciente (aquellos karatekas a quienes no podías decirles que la kata estuviera mal pero que por alguna misteriosa razón no te emocionaban) y la kata auto-retrato (aquellos karatekas que, ejecutando los mismos movimientos que tú ejecutabas cada día, sí te conmovían, te hipnotizaban y provocaban identificación y catarsis). La fotografía autocomplaciente es el becerro de oro de este periodo de democratización técnica. La foto que revela al fotógrafo y que nos revela a los demás a través de una porción de lo que se conoce como "realidad" es la kata suprema. Rara avis. La aventura no está tanto en conseguir hacer tuya la kata sino en intentarlo sin caer en la tentación de la foto perfecta. Amén.


5 comentarios:

  1. Si Roger Ballen leyera esta reflexión no estaría de acuerdo contigo (vicenteparedes)

    ResponderEliminar
  2. ajaj, se sigue recordando a Roger.! pero estoy de acuerdo..

    ResponderEliminar
  3. Me gusta esta reflexion..es una comparacion cojonuda recordando el taller de Roger...ja.jaja...saludos a todos.

    ResponderEliminar
  4. Curioso paralelismo con las artes marciales, yo fui judoka durante muchos años, muchos combates los acababa en pocos segundos. ¿Cómo lo hacía? Innovando, nadie se esperaba una llave por la izquierda, era tremendo.
    La cuestión es buscar un punto de vista propio pero con la técnica de toda la vida, esa es una de las claves para ser original. Lo mismo sucede en la fotografía.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.