lunes, 8 de febrero de 2010

Ausencia de Matices: La Foto Cuántica


He descubierto que no son mis hijos, sino algo más profundo, lo que trato de materializar en "Body Snatchers". Poco a poco me voy dando cuenta de que los patrones que se repiten en las imágenes son alienaciones provocadas por la reproducción ciega de la naturaleza. Otro patrón es la falta de degradados. Los genes del sexo son "xy" o "xx", no hay ni matices ni pollas. Mi hijo verbaliza el pasado con la palabra "ayer", ya me esté contando algo que le acaba de pasar o algo que recuerda de hace un año. Eso es muy heavy, y se corresponde de puta madre con los contrastres a saco de las imágenes. Los recién llegados al mundo asimilan la realidad con emociones puras, con blancos o negros. Sólo aprenden a percibir saltándose los matices. Me he pasado estas dos noches editando y dándome cuenta de que "Body Snatchers" es un trabajo sobre las redundancias de las multiplicaciones: ya sean emociones, trozos de cuerpos, gestos o lugares. Todo se multiplica y mis hijos son una consecuencia de eso. He descubierto, rondando con la cámara por ahí, que las fotos de maquetas casan perfectamente con este trabajo y me he ido a fotografiar maquetas. Y también pantallas y carteles y su puta madre. "Body Snatchers" es un trabajo sobre las "reproducciones". Lo muerto y lo vivo se copian en un bucle infinito de repeticiones donde todo está en transición. No me gusta nada el malditismo, ya lo sabéis (los que me conocéis), pero este curro me está obligando enfrentarme a patrones profundos a través de la ausencia de detalles. Blancos puros y negros puros ¿para ver mejor? Puta paradoja. Es como Alicia a través del espejo. Es anti intuitivo. Es foto cuántica!!!!!!!!!!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.