domingo, 27 de diciembre de 2009

Emmet Gowin: Edith, el Cielo y la Tierra


Se dice que Emmet Gowin estaba tan profundamente enamorado de su mujer, Edith, que frustrado por no poder expresar al resto del mundo lo que sentía por ella, empezó a hacerle fotografías.


Y lo que empezó siendo amor por Edith, creció hasta convertirse también en amor por la fotografía. Y por su hijos...


Y siguió fotografiando a Edith toda su vida...


Y un día descubrió que, además de su mujer y su familia, quería fotografiar a la humanidad desde arriba. Y lo hizo. Con dos cojones.


Y siguió haciendo ambas cosas. Fotografiar desde el cielo y desde la tierra.


Por amor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.