domingo, 1 de noviembre de 2009

Tres horas con María Serrano


María Serrano apareció en clase de fotografía con una sorpresa: sus fotos. Todas. Las malas, las regulares y las buenas. Y durante más de tres horas se "desnudó" para nosotros haciendo alarde de una brutal generosidad. A través de sus imágenes, muchas de ellas en papel, pudimos los alumnos asistir al "viaje del fotógrafo". Nunca antes había visto tan claro cómo un trabajo puede evolucionar desde lo que "se ve" detrás de la cámara hasta lo que "se descubre" con ella. El secreto: hacer fotos. Parece un secreto a voces. Una perogrullada. Una obviedad. Y sin embargo, no lo es. Repasando el trabajo de María me di cuenta de que accionar el obturador es lo mismo que trabajar con un martillo neumático en una veta profunda de una mina olvidada. Tú sospechas que hay oro, o petróleo, o carbón, o diamantes. Y con cada foto que haces te vas acercando o alejando de lo que buscas. Pero lo vas intuyendo. Hay fotos que tienen muchas impurezas pero ya aparecen rastros del tesoro. Sigues por ahí. Has descubierto una profundidad de campo más limitada, un rostro desenfocado, un tema dentro de otro tema. Ya no es tu pueblo lo que fotografías, ahora es tu familia. Dos meses más tarde ya no es tu familia, es la adolescencia. Y las imágenes van evolucionando hacia un lugar reservado sólo para fotografías donde forma, significado, esencia, armonía, belleza, contenido y limpieza son una misma cosa. Y como ella misma dice, entras en un estado donde lo que tienes en la cabeza cuando coges la cámara se manifiesta de forma material delante de tus narices, como en una danza de esas donde hay muchas bailarinas moviendo el vientre y levantando velos. Tuve suerte de no faltar a clase. Gracias María. Ya os contaré la sesión de la clase anterior con papá Fosi, muy parecida. Me reservo el relato para cuando vuelva de Barcelona...

3 comentarios:

  1. Hola Antonio!
    Hacía mucho que no leía algo tan ilustrativo como este pequeño texto tuyo sobre la emoción que se siente cuando empiezas a disparar fotos y te vas metiendo en la historia y ves que pasan cosas y tú estás allí para registrarlo, y te emocionas, y notas tu corazón como pestañea más fuerte, y sudas, y el tiempo se para o va más rápido, es igual...
    Me permití hacer un corta y pega y pensaba leerlo hoy en clase de fotografía a mis alumnos, eliminando alguna parte como las referencias a María Serrano. Espero que no haya ningún problema porque me haya tomado esta libertad. Ya me contarás!
    Aparte de esto, felicidades por tus fotos! no conocía tu trabajo y me parece que hay muy buen material y muy buenas ideas! Enhorabuena!
    Un abrazo desde el norte!

    Jorge Lens

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Jorge!!! Cuando vengas por aquí o yo suba para el Norte nos tomamos algo ;) Un abrazazo!

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, si estás en Black Paper, saluda a Ricardo de mi parte!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.