lunes, 19 de octubre de 2009

Redacción: "Por qué hago fotografías"


Cuando era pequeño pensaba que los espejos eran una máquina que se habían inventado los marcianos para que cuando me mirara viera la imagen de un niño normal y corriente y me fuera tan tranquilo pensando que era como los demás. Así que empecé a sospechar que a quien veía en el espejo no era a mí mismo sino a otro chico que se habían inventado los marcianos para hacerme creer que ese chico era yo. Me pasaba las noches enteras preguntándome cómo coño lo harían. Por fin se me ocurrió que los marcianos me habían puesto una cámara voladora invisible que me seguía a todas partes grabando todo lo que yo hacía, hasta cuando estaba en el water. Para más “inri”, yo pensaba que esa pequeña cámara proyectaba la imagen del niño ese cada vez que me reflejaba en un espejo y por eso nunca me veía a mi mismo tal como era realmente. Así que como mi obsesión era sorprender a los espejos, me pasaba el día intentando engañar a la cámara con un espejito que llevaba oculto y del que no me separaba nunca. Mi táctica era sacarlo en los momentos más inesperados para pillar a la cámara por sorpresa. Un día estuve a punto de verme pero la cámara fue más rápida que yo, con lo que llegué a la siguiente conclusión: los marcianos me han puesto un circuito en el cerebro al nacer y lo han conectado a la cámara por control remoto, de manera que pueden leer mi pensamiento y yo nunca podré sorprenderlos. Le dije a mi madre que me llevara al médico para que me hiciera una radiografía del cerebro pero mi madre se negó, confirmando así mi más audaz teoría: ¡mis padres también eran marcianos! Todos eran marcianos menos yo, el único superviviente de la invasión al que no se atrevieron a matar por una oscura profecía pero al que intentaron engañar con una máquina diabólica: el espejo. Ahora que soy adulto me doy cuenta de que mi fantasía no era tan descabellada, pero me doy cuenta demasiado tarde. Ahora yo también soy un marciano.

¿Por qué hago fotos? Para ver si existo...

1 comentario:

  1. Antonio...no eres el único que piensa cosas de esas, jajaja.


    Un saludo.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.